MATERIAL SANITARIO HECHO EN ESPAÑA

EL MATERIAL SANITARIO HECHO EN ESPAÑA HA SOLVENTADO LAS URGENCIAS DE NUESTROS SANITARIOS EN MOMENTOS CRÍTICOS DE LA PANDEMIA

Este post lo escribo tras ver una imagen que me llegó por un mensaje reenviado a través de WhatsApp en la cual podía ver unas mascarillas con una etiqueta en la que se podía leer «Béjar por el textil».

material sanitario hecho en España

Ver esa etiqueta me trajo muy buenos recuerdos y me recordó la enorme tradición textil que tenemos en España y que se ha ido perdiendo con el paso del tiempo por motivos macroeconómicos varios, pero principalmente a causa de los aranceles y la «competencia» asiática.

Como ingeniera titulada por la Universidad de Ingeniería Textil de Béjar (Salamanca), conozco en profundidad la industria textil española, su historia, evolución y su pérdida de competitividad en el mercado internacional, limitándose a presentar algunas industrias en la zona catalana, levantina y unas pocas desperdigadas por la península, pero sin nada que ver con lo que fue hace unas décadas.

El post no busca hacer apología de aquella frase de que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero sí es una llamada de atención a compensar la balanza española hacia el sector industrial, ya que ahora mismo el equilibrio se descompensa enormemente hacia el sector servicios, y las economías que primero salen de las crisis suelen ser las más industrializadas.

MATERIAL SANITARIO HECHO EN ESPAÑA DE LA MANO DE PEQUEÑOS FABRICANTES

La tradición textil española no es ninguna ilusión. Española es una de las empresas más importantes del sector, Grupo Inditex, y españolas son también muchas de las pequeñas empresas o cooperativas que trabajan en este sector y que se reparten por todo el país. Por ejemplo, Arteixo es uno de los motores económicos de Galicia y uno de los municipios nacionales con mayor facturación. Y ello es debido a la empresa textil Inditex.

Si echáramos un vistazo a cómo se reparte el textil por España, veríamos como la zona catalana y la del levante son las que concentran la mayor parte de las empresas vinculadas a la producción y a la importación de tejidos, mientras que en los pueblos del interior, raro es el que no dedica alguna de sus instalaciones a una actividad vinculada con el sector textil.

Y es que el sector textil requiere de «muchas manos». Su manufactura exige de gran implicación humana debido a la cantidad de procesos que implica. Por ejemplo, si hablásemos de fabricar con materia prima de aquí, la cadena simplificada iría desde la siembra y recogida del algodón, el desmotado, el hilado, la tejeduría, el corte, confección, distribución…

Es tanta la actividad económica que genera que es una lástima que no podamos recuperar ni tan siquiera una parte de la capacidad productiva de antaño. Sería una muy buena aportación a la España vaciada y un buen recurso para el PIB nacional, a pesar de la mecanización que en muchos de estos procesos existe ya.

Todo sería cuestión de revisar que tan «leal» es la competencia asiática con respecto a la europea y qué beneficios/inconvenientes aportaría su recuperación a la economía nacional y al estado de bienestar europeo.

No creo que la total dependencia industrial hacia los países asiáticos sea una ventaja.

Al igual que siempre se habla del problema de le excesiva dependencia hacia países extranjeros con el tema del petróleo u otras materias primas, la dependencia también hacia su manufactura y su sector industrial, hace que nos veamos en situaciones como la que hemos vivido: sanitarios con necesidad de equipos de protección frente al coronavirus y un país entero con el conocimiento y las herramientas necesarias esperando a que vengan los EPIs del mismo sitio del que vino el virus.

HOMENAJE A LAS PEQUEÑAS EMPRESAS QUE HAN COLABORADO

Para terminar, quisiera rendir un pequeño homenaje a una parte de los pequeños fabricantes textiles que hay en España y que han cambiado el uso de sus herramientas para fabricar material sanitario en los momentos en los que no había nada y la producción estaba controlada desde el Ministerio de Sanidad en Madrid.

Mis más sinceros agradecimientos a ellos por ayudar a cuerpos de protección civil, hospitales, residencias y usuarios con necesidades especiales.

material sanitario hecho en España
Fabrica en La aldea Quintana, La Carlota (Córdoba).

material sanitario hecho en España
https://www.tiendalegadoandaluz.es Fabrica en La Luisiana y Écija (Sevilla).

material sanitario hecho en España
https://www.mascarillasbejar.shop/collections/mascarillas-quirurgicas fabricación en Béjar (Salamanca)

Si necesitas algún tipo de ayuda, tienes alguna consulta que hacer o quieres aportar tu colaboración, contacta con nosotros pinchando en la foto de debajo:

peritaje textil

Ya escribimos un post de tejidos idóneos para mascarillas caseras que puedes ver aquí.

Mascarillas electrónicas y térmicas que eliminan el coronavirus

Antonio Ibáñez De Alba es un inventor español que ha registrado las patentes de unas mascarillas electrónicas y térmicas que consiguen destruir el coronavirus mediante biocidas y temperatura.

Este señor ha inventando dos tipos de mascarillas en función de dos sistemas que considera los más aptos para destruir el virus:

  1. Electrónica-térmica: son unas mascarillas que disponen de regulación de temperatura en su frontal y que va desde los 60 a 75 grados centígrados. El sistema es simple, ya que el volumen de aire con el que se trabaja es muy pequeño.
  2. De silicona: mascarillas de silicona que se pueden lavar con agua y jabón y que incorporan en su filtro de aire frontal biocida TP1 y TP2.

mascarillas coronavirus

By Openicons

¿QUIÉN ES ANTONIO IBÁÑEZ DE ALBA?

Antonio Ibáñez De Alba es un ingeniero nacido en Chiclana, provincia de Cádiz y cuyo currículum se caracteriza por el de ser uno de los inventores más prolíficos en cuanto al registro de patentes con aproximadamente unas trescientas y que cuyo uso se encuentra repartido por todo el mundo.

Su experiencia laboral procede desde los trabajos que realizó para la NASA en los años noventa, hasta los más recientes en colaboración para los gobiernos español y saudita para crear túneles en el desierto por los que puedan circular los trenes de alta velocidad.

MEDALLA DE ORO DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL

Este señor ha recibido multitud de premios a lo largo de su carrera como inventor, entre ellos en 2008 recibió un galardón por el motor de combustión externa, o en 2003, el Premio del Salón Internacional de Barcelona por su Sistema de Seguridad de Piscinas Happy Bath.

Pero quizá el más llamativo fue el que le hizo ganador de la Medalla de Oro de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual por el proyecto de Palmeras Artificiales para la Condensación de Agua en Zonas Desérticas. Esta invención, reflejada ya en varios libros de texto, le fue aceptada a Antonio Ibáñez tras una entrevista con Muamar Al Gadafi  y su grupo de ingenieros.

Esta operación le costó al gobierno libio alrededor de 1.000 millones de euros y consistió en comprar 50.000 palmeras de plástico que harían bajar la temperatura en el desierto de 55 a 45 grados y que subirían el porcentaje de humedad del 5 a más del 30%, creando así un entorno más apto para la agricultura y la vida en el desierto de Fezzan.

Desde Peritaciones MGA consideramos el registro de las patentes como un paso fundamental para el futuro desarrollo de un proyecto, y con la nueva ley de patentes española se favorece económicamente dicha protección de las innovaciones por parte de pequeñas empresas y emprendedores gracias a la reducción de las tasas oficiales.