6 MESES PARA CAMBIAR 267.715 MILLONES DE PESETAS

El Banco de España calcula que aún conservamos 1.605 millones d euros en pesetas sin cambiar

Según recientes estimaciones realizadas por el Banco de España, los españoles aún conservamos 1.605 millones de euros en la moneda antigua sin cambiar a euro.

Al cambio, esta cantidad serían unos 267.715 millones de pesetas, los cuales no podrán cambiar a euro a partir del 31 de diciembre de 2020.

pesetas
En el último año se han canjeado ocho millones de euros en billetes y dos millones en monedas.

Plazos para cambiar

El 31 de diciembre de 2020 finaliza el plazo para cambiar los billetes y monedas de peseta.

El cambio se puede llevar a cabo en cualquiera de las quince sucursales del Banco de España repartidas por todo el territorio nacional o en la sede de Madrid (C/ Alcalá, 48), en horario de 8:30 a 14 horas.

El tipo de cambio es de 1 euro = 166,386 pesetas.

No se tendrá en consideración aspectos como la antigüedad o el estado de los billetes y monedas de peseta.

También se podrán cambiar las monedas de 2.000 pesetas que estaban en circulación el 1 de enero de 2002, así como las monedas de colección, conmemorativas y especiales.

¿Es rentable cambiarlas o es mejor conservarlas?

Se estima que el 45% de las monedas en pesetas que estaban en circulación antes de la entrada del euro nunca serán entregadas al Banco de España para su canje porque permanecerán como piezas de coleccionismo, o bien por deterioro, pérdida o salida del país.

En mi opinión la banca siempre gana ya que por ejemplo una moneda de 2.000 pesetas al cambio son 12,02€, mientras que en coleccionismo se paga el doble. 

Si quieres conocer el valor actual de las monedas de la peseta, descárgate la App Tasamoneda by Mga y descubre lo que más te conviene, cambiarlas en el Banco de España, venderlas a coleccionistas particulares, o simplemente conservarlas. 

Disponible gratis en Google Play y Apple Store.

¿Cuánto vale una peseta de Franco?

No habrá sido ni la primera ni la última vez que te acercas a la hucha o bote de monedas antiguas que tienes cubierto de polvo en cualquier parte de tu casa y has mirado con curiosidad las monedas que tienes dentro para ver si de esta encuentras alguna joya de coleccionista que te haga ganar dinero.

De entre muchos tipos, te habrás dado cuenta que hay una que prevalece y es la peseta de Franco. Tras esta moneda hay múltiples historias sobre su valor, su acuñación y su distribución y aquí te vamos a enseñar a mirar la moneda para ver si puedes encontrar alguna pista que te conduzca a saber su valor real.

¿QUÉ TENGO QUE VER?

En primer lugar, cuando nos ponemos a observar detenidamente la peseta de Franco, nos encontramos conque en la misma hay múltiples inscripciones. Para muchos, alejados del mundo de la numismática, quitando un par de valores, el resto de troquelados o marcas no han requerido mayor curiosidad que la debida.

Si quieres verlo de forma automática, ponemos a tu disposición una aplicación para que accedas a un catálogo de precios directamente de varias pesetas y que abarcan desde monedas del siglo XIX hasta las más recientes. Esta aplicación está apoyada por y puedes acceder a través del siguiente enlace: Tasamoneda by Mga

Pero de todas formas, aquí te dejamos una serie de indicaciones para que le prestes atención a aquellos detalles que más valor le van a dar a la peseta de Franco:

  • Valor facial: es el valor que aparece en la moneda (por ejemplo: 1 peseta, 5 pesetas, 10 céntimos, 100 pesetas).
  • CECA: es la señal grabada en la moneda indicativa del taller emisor. En las monedas más recientes la mayoría  se acuñaron en Madrid, pero esto no es una constante en el tiempo. Cuanto más antigua sea la moneda, más probabilidades hay que sea otra CECA o emisora. En la App podrás comprobar qué señal indica tu ceca.
  • La estrella: este es uno de los puntos más relevantes y que suele pasar desapercibido para mucha gente y cuya parte de culpa la tiene su tamaño minúsculo. Para apoyar lo que les digo con una imagen, miren la peseta de Franco que se expone aquí debajo.

Una vez dicho esto, esperamos que ahora miren las monedas desde un punto de vista un poco más sofisticado y que tras catalogar sus inventarios de monedas y haber seleccionado aquellas que creen puedan ser más interesantes, encuentren alguna peseta de Franco con un valor alto.

Tengan en cuenta que dependiendo del tipo de peseta de Franco que tengan, su valor actual a precio de mercado puede oscilar en una horquilla que vaya desde los dos euros hasta los tres mil. Hay monedas muy selectas que tienen gran valor para los coleccionistas privados.

Recuerden que si quieren descargar la aplicación TASAMONEDAS, está disponible para Android en la PlayStore y para iOS en la AppStores.

 

 

SABES POR QUÉ A ALGUNAS PESETAS SE LES LLAMABAN PERRAS GORDAS O PERRAS CHICAS?

La reforma del sistema monetario español que terminó oficializando como unidad estandarizada a la peseta en territorio nacional se llevó a cabo en 1868, justo tres meses después de la instauración del Gobierno Provisional tras el derrocamiento del régimen de Isabel II gracias al triunfo de la Gloriosa (Revolución de 1868 que dio inicio al Sexenio Democrático).

Como publicamos en otro post de temática similar “BREVE HISTORIA DEL NACIMIENTO DE LA PESETA», el sistema monetario español padecía de un maremágnum de monedas en circulación en su territorio que hacían bastante conflictivos los intercambios comerciales tanto a nivel interno como externo, por lo que urgía la creación de una moneda que unificara criterios de cuantificación. 

Con la sanción del Real Decreto dictado por el ministro de Hacienda, Laureano Figuerola, el 19 de octubre, nace oficialmente la peseta. Esta adquiere la normativa del sistema métrico decimal y se divide en cien céntimos, fijándose un valor en oro de 0,290 gramos.

Para ello se acuñan piezas de uno, dos, cinco, diez y cincuenta céntimos, siendo esta última denominada como media peseta o de dos reales. (Descárgate la App Tasamoneda para conocer su valor actual)

Monedas 10 Céntimos España 1870

Y aquí es donde viene la explicación al título de nuestro post. A las monedas de cinco y de diez céntimos de peseta van a recibir la denominación popular de perras gordas y perras chicas. Esto se debió al león que el grabador de la Casa de la Moneda, Luis Plañiol introdujo en el reverso de la moneda. La intención era representar alegóricamente al Imperio Español con sus posesiones de Ultramar y toda la grandeza que lo acompañó, pero como este se encontraba en plena decadencia y casi extinguido, la población, irónicamente, tildó a la figura animal del reverso más como una perra que como un león, de ahí su futura catalogación de perras gordas y chicas.

En el futuro, durante la dictadura de Franco se continuarán denominando así a las monedas de aluminio del mismo valor acuñadas en dicho período. (Descárgate la App Tasamoneda para conocer el valor actual de estas monedas)

SABES DE DÓNDE PROCEDE EL NOMBRE DE PESETA?

Según el Diccionario de la lengua española publicado por la RAE, la etimología es la especialidad lingüística que estudia el origen de las palabras, origen, la razón de su existencia, significación y forma.

Al parecer el término de peseta procede de la moneda de dos reales que acuñó el archiduque Carlos de Austria y cuyo nombre procede del diminutivo de peça, peçeta (pieza pequeña) que se usaba en Cataluña alrededor del siglo XV.

El motivo por el que este término se popularizó más allá de tierras catalanas va de la mano de la Guerra de Sucesión a la Corona Española (1705-1714) que enfrentó al pretendiente francés Felipe de Borbón y a Carlos de Austria. Este último basó sus operaciones militares en Cataluña y durante mucho tiempo recaudó gran cantidad de estos “reales de a dos”, las cuales irían años más tarde a parar a  tierras castellanas.

Estas monedas pasaron a circular durante más de cincuenta años por toda Castilla junto al maremágnum de monedas nacionales e internacionales que por aquel copaban el mercado monetario español y que se explica más detalladamente en otro artículo de este blog  “BREVE HISTORIA DEL NACIMIENTO DE LA PESETA». 

De tal modo, el primero documento oficial reconocido que recoge que señala a la peseta como tal fue una Pragmática fechada a 13 de julio de 1718. Más adelante también se recogería en el Diccionario de Autoridades de 1737 la definición de la palabra peseta como “pieza redonda que vale dos reales de plata”.

5 Pesetas Napoleón 1813 España

Ya con la entrada del nuevo siglo y con los cambios de gobiernos acaecidos en España tras la invasión francesa, las primeras monedas con el nombre ya oficial de peseta fueron acuñadas por el hermano de Napoleón, José Bonaparte, durante la Guerra de la Independencia española en el año 1808. El monarca emitió monedas desde las ciudades de Barcelona, Madrid y Sevilla, pero el nombre de peseta como tal solamente las llevaron las seriadas en Barcelona con valor de 1 peseta, 2´5 pesetas, 5 pesetas y 20 pesetas.

Descárgate nuestra App Tasamonedas para conocer el valor de las monedas de pesetas de 1868 a 2001. Disponible en Android y Apple.

5 PESETAS POR 15.000€

Ahora que estamos en época de quedarnos en casa, podemos aprovechar para buscar tesoros entre las pesetas que aún conservamos y encontrar las pesetas más valiosas.

La moneda de Franco de 5 pesetas de 1949 *52 es una de las más cotizadas (como mirar una moneda y encontrar la estrella pincha aquí). Esto es debido a que las monedas de prueba tenían una tirada muy pequeña y por eso mismo hace que sea su precio tan elevado. Hemos visto subastas con precios de salida desde 10.000-20.000€ pero atención SC (Sin Circular).

5 Pesetas Franco 1949*52

Si quieres conocer el valor de tus pesetas puedes descargarte la App Tasamoneda que hemos desarrollado y comprobar los precios de tus pesetas en la actualidad.

Aplicación Tasamoneda disponible en Android y iOS