El gobierno de la India está buscando una marca para sus alfombras hechas a mano

The Economics Times, asegura que el gobierno de Nueva Delhi está trabajando para conseguir una marca de calidad para sus alfombras hechas a mano  y garantizar que los productos cumplen con los parámTasaciones_-_Peritaciones_Mga_-_Tasador_judicial_en_Málagaetros de calidad.

El ministerio textil de este país quiere obtener la marca para sus alfombras hechas a mano en similitud con la marca  de Australia Woolmark, que es una garantía de la mayor calidad en lana.

India representa el 40% de las exportaciones de alfombras hechas a mano en el mundo, Rs 9.000 millones de Rupias. Los principales países exportadores de alfombras hechas a mano son Irán, India, China y Nepal. Irán representa el 20-25% del total de las exportaciones, China el 20% y Nepal casi el 10%.

 

 

The Great Omar: ¿La joya de SANGORSKI & SUTCLIFFE o su maldición?

Sangorsky & Sutcliffe (Francis Sangorski (1875-1912) y George Sutcliffe (1878-1943)) una firma de encuadernación establecida en Londres desde 1901. Esta firma ha sido considerada una de las compañías de encuadernación más importante del siglo XX. Fueron rápidamente reconocidos por sus suntuosos trabajos de encuadernación con incrustaciones de joyas y piedras preciosas en sus cubiertas.heart-to-heart-waves

Pero su creación más ambiciosa fue solicitada por Sotheran´s para crear una edición de Rubaiyat of Omar Khayyám conocido como The Great Omar  que fue el titulo que le dio su traductor Edward FitzGerald al original conjunto de poemas escritos en Persa, por el matemático, filosofo y poeta persa Omar Khayyám.

La edición contaba con más de un millar de joyas preciosas y semi-preciosas, miles de laminas de cuero separados.

Las joyas utilizadas eran rubíes, amatistas, topacios y esmeraldas. La cubierta frontal se dibujó tres pavos reales, simbolismo de Persia, con maravilloso plumaje. El diseño incluye el bordado en oro y estuche de madera de roble.

Cuando la obra se termino en 1911, se vendió por £ 1.000 y fue enviada a Nueva York para su visualización. El problema comenzó cuando se encontró con los gastos de aduana y Sotherans se negó a pagar. El Gran Omar fue devuelto a Inglaterra, donde Sotherans lo envió a la subasta de Sotheby, donde se vendió a un estadounidense llamado Gabriel Wells por £ 450, menos de la mitad de su valor inicial de reserva. El libro como no podía ser menos se envío en el crucero de lujo llamado el Titanic. Así el libro se hundió con el barco en 1912. Y aunque como todos sabemos el Titanic se encontró en el fondo del oceano en 1985 El Gran Omar, no ha sido rescatado.

Sangorski y Sutcliffe continuaron con éxito después de la perdida de Sangorski (que murió semanas después del hundimiento del Titanic). Sutcliffe crea una segunda copia del Gran Omar para sustituir a la primera. Tan pronto como se terminó, se almacena en una cámara acorazada en un banco bajo una  seguridad extrema. Pero por desgracia, el banco, cámara acorazada, y el libro fueron destruidos en los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

En 1936, la empresa pasó a manos del sobrino de Sutcliffe, Stanley Bray, en 1936. Después de su jubilación, Stanley creó el tercer The Great Omar con las especificaciones originales de su tío. Esta copia final aún perdura en la Biblioteca Británica.

Pero más recientemente, en diciembre de 2012 Christie´s vendió una copia de OMAR KHAYYAM. Rubaiyat traducido por Edward Fitzgerald con una introducción de  A.C. Benson. London, (cerca de 1910) por USD 43,750  (EUR 38.962). Una edición limitada de 10 ejemplares.

www.peritacionesmga.com TASACIÓN DE LIBROS ANTIGUOS, RAROS Y CURIOSOS 

 

Las galletas con patente

A todos nos da rabia que se rompan las galletas, es más, los niños si están rotas las galletas no las quieren… como si supieran diferente o algo. Eso debió pensar Theo Tempels, sobre un popular biscote de holanda. Este ingeniero mecánico jubilado que había trabajado en Philips y KLM, estas galletas vienen empaquebescuittadas en envases en forma de rulo y sacarlo sin que se rompan es casi imposible por lo que se le ocurrió hacer una hendidura del grosor de un dedo en un borde, y acabar con las galletas rotas. Patentadolo un año después, ofreció su invento a dos fabricantes, Bolletje y Continental Bakeries. Como no tuvo éxito, guardó el documento para mejor ocasión.

Cuál fue su sorpresa cuando ve aparecer estas galletas o biscotes envueltos con la hendidura o la forma que el mismo había propuesto y patentado por los mismos fabricantes que no aceptaron su invento.

Evidentemente esto terminó en los tribunales y  las empresas declaraban e intentaron anular la patente por falta de inventiva y  por que según ellos era obvio para cualquier experto en la materia. Sin embargo el tribunal no ha estado de acuerdo con estas declaraciones pues nunca se había realizado por parte de ninguna empresa y es funcional por lo que si se considera ingenioso el invento y válida la patente.

De este modo  los Holandeses podrán seguir tomando sus beschuit (en neerlandés)  que se toman  en la celebración de los nacimientos de los hijos desde el siglo XVII.

Fuente: El país.

 

¿Puede un truco de magia protegerse como propiedad intelectual?

¿Puede un truco de magia protegerse como propiedad intelectual? Esta duda me ha surgido al ver la noticia de David Copperfield, obligado a revelar un truco por una demanda que se publicó ayer en el economista.

En busca de esta respuesta encuentro un artículo de un abogado estadounidense Jacob Loshin donde tras analizar las diferentes posibilidades de protección (marca, patente, derechos de autor…) llega a la conclusión de que no es posible: 

Antipiratería_-_Peritaje_de_patentes_y_marcas_-_Peritaciones_Mga

– Derechos de Autor: …Un truco de magia  no podría protegerse por derechos de autor, sino más bien el espectáculo en conjunto, entendido como una obra teatral o en ocasiones, hasta coreográficas, dependiendo del mago.

– Patentes:  En principio, un aparato que se invente que sirva para hacer un truco de magia podría cumplir con todos estos requisitos de patentabilidad. Entonces, aunque no se puede patentar un truco de magia en sí, sí se puede patentar el aparato que utilicemos para desarrollar ese truco, aunque con el “daño colateral” de ver nuestra magia publicada y al alcance de nuestro público o de lo que es peor, de otros magos.

Como curiosidad, la patente presentada en 1921 del truco de la persona partida en dos y la patente (utilizada por David Copperfield y todavía dentro del plazo de protección) de la levitación.

– Secreto Industrial (trade secret): quizá es la vía más idónea para proteger un truco de magia mediante un sistema legal, aunque tampoco está ausente de inconvenientes. El secreto industrial permite la protección de una tecnología o conocimiento mediante su mantenimiento en secreto, lo cual no significa que no pueda ser revelado a un reducido grupo de personas y bajo cierto control, aunque no podrá estar al alcanc

e del público en general.

El secreto industrial tiene grandes inconvenientes a la hora de proteger un truco de magia: sólo protege aquellos secretos revelados o utilizados mediante medios ilegítimos o inadecuados (un ayudante de mago que firmó una cláusula de confidencialidad y luego vende los conocimientos de su maestro, alguien graba con una cámara oculta cómo se desarrolla un truco, etc.); y no prohíbe que se desvele el secreto descubierto mediante “ingeniería inversa” (revelar el truco diseccionando el funcionamiento de un aparato o mediante el análisis del truco). Además, el mago deberá demostrar que ha tomado medidas razonables para mantener el truco en secreto, algo que puede no ocurrir cuando entre los magos es común “compartir” conocimiento y desvelarse entre ellos determinados trucos de magia, ya sea en reuniones o en revistas especializadas….

Texto extraído de la traducción de Jacob Loshin.

www.peritacionesmga.com

“Iphone” una marca de marroquinería en China

Un tribunal de Pekín dio la razón a una empresa de marroquinería que desde 2007 a utilizar la marca ‘iPhone’, conocida en todo el mundo por ser el nombre del teléfono creado por la compañía estadounidense Apple, indicó este miércoles el periódico oficial People’s Daily.

El tribunal de Pekín argumentó que Apple no pudo demostrar que la marca iPhone era “familiar para el público y conocida” en China antes de que Xintong Tiandi lo registrara.

Aunque los primeros teléfonos de Apple aparecieron en 2007, no se comercializaron en China hasta 2009, un país con altos niveles de piratería, una cuestión que ha creado fricciones desde hace años con Occidente.

marcas-nombres-comerciales